Noticias Climáticas

Voces de la Comunidad Climática sobre COVID-19

El centro de convenciones IFEMA de Madrid, sede de la COP 25, se ha convertido en un hospital de campaña para pacientes con coronavirus. Foto: Diario de Madrid.

En todo el mundo, la pandemia de COVID-19 ha ocasionado cambios sin precedentes en nuestras vidas. Hablamos con algunos de nuestros colegas de la comunidad climática sobre las acciones que están tomando sus gobiernos, los paralelismos entre el manejo de la pandemia y la crisis climática por parte de sus gobiernos, y de los efectos que la pandemia ha tenido en sus vidas personales.

Dharini Parthasarathy, Red de Acción por el Clima, India

“Estoy en India y el gobierno está manejando la crisis de la COVID-19 terriblemente. El Primer Ministro anunció un cierre con 4 horas de anticipación, lo que causó una gran agitación en la vida de los trabajadores pobres y migrantes y cuyo salario es diario, que constituyen la mayoría de la población India. No recibieron ayuda social o económica para hacer frente al cierre inmediato de industrias, trabajos de construcción, tiendas y espacios públicos. Muchos caminaron cientos de kilómetros para llegar a sus aldeas, donde la situación no es mejor, y la posibilidad de propagar la enfermedad a las zonas rurales ha aumentado enormemente. El gobierno aún no ha presentado un plan concreto y en su lugar ha recurrido a trucos de fin de semana como pedirle a la gente que encienda lámparas en sus balcones y aplauda.

El trabajo sobre el cambio climático se ha visto afectado este 2020, considerado un año icónico para impulsar la ambición y las finanzas climáticas. Hemos tenido que reorientar nuestra estrategia teniendo en cuenta la nueva realidad de esta pandemia, que tiene diferentes implicaciones y consecuencias en diferentes regiones. También ha obligado a abrir la conversación sobre los factores sistémicos que contribuyen a crisis como ésta y sobre la necesidad de acciones transformadoras en nuestras respuestas, en lugar de sólo hacer pequeños ajustes. Existen muchos paralelismos y lecciones que aprender de esta crisis para la defensa del clima.

El gobierno indio ha demostrado que carece de la experiencia, la visión y la empatía necesarias para manejar esta crisis y, desafortunadamente, podría ser lo mismo para el cambio climático “.

Kahu Kutia, Te Ara Whatu, Nueva Zelanda
Foto: Nicole Hunt

“Un componente clave de nuestro activismo, es hacer que nuestro gobierno colonialista rinda cuentas sobre sus relaciones con nuestros pueblos indígenas. Resalto al gobierno y a la Primera Ministra por su rápido trabajo cerrando nuestro país e implementando medidas de bloqueo. Han aumentado la capacidad de pruebas para COVID-19, y también han tomado medidas para garantizar que cumplamos con nuestra responsabilidad, al ser la puerta de entrada a nuestros vecinos del Pacífico.

Sin embargo, debemos continuar asegurándonos de que con sus mejores intenciones brinden un apoyo estructural. En nuestro país, los maoríes enfrentan enormes desigualdades en acceso a la salud y, al igual que sucedió con los pueblos indígenas de todo el mundo, esto nos recuerda las formas en que las pandemias han diezmado nuestras poblaciones. También debo elogiar el liderazgo de nuestras comunidades indígenas más aisladas, que se han encargado de restringir el movimiento dentro y fuera de sus regiones. Reconociendo las enormes desigfualdades en salud, estos pasos salvan vidas e, irónicamente, el gobierno ha reconocido este trabajo pese a que se considera ilegal establecer puntos de control indígenas.

En el último mes, hemos visto cambios en nuestro país que antes podrían haberse considerado imposibles. Este es un momento en el que está claro que sí podemos hacer cambios radicales y necesarios para priorizar un futuro justo y equitativo. La única pregunta es si existe la voluntad política. Este es un momento para ser más radicales que nunca en nuestras demandas. Debemos priorizar las necesidades de las comunidades en primera línea, el liderazgo indígena y la transición justa a medida que avanzamos en nuestros planes climáticos”.

Alejandro Gonzalez, Investigador de la Universidad Autónoma de Madrid, España

“Vivo en un pueblo de la Comunidad de Madrid, la zona más afectada del país. España fue uno de los países que reaccionó ligeramente tarde, cuando se hacía un abismo el cerrar el país y destrozar el sistema económico. El gobierno central está haciendo algunas cosas bien, como el control del confinamiento, pero las administraciones federales con competencias en sanidad, no: se están notando los recortes en hospitales e investigación, además de mucha descoordinación entre las administraciones.

El proyecto en el que trabajamos actualmente, que contempla conectividad de áreas protegidas frente al cambio climático para facilitar la migración de especies, está completamente congelado porque no podemos hacer trabajo de campo. Si esto se alarga no podremos salir en primavera y perderemos todo un año de trabajo.

Merece la pena recordar que el lugar donde se celebró la improvisada COP-25 de Santiago de Chile en Madrid, el recinto IFEMA, ahora es un hospital gigantesco”.

Bruno Toledo, candidato a doctor en Relaciones Internacionales, Brasil

“La epidemia ha cambiado todo mi trabajo. Toda la planificación que tenía para el 2020 se ha vuelto poco práctica en el contexto de esta crisis. Viajes, conferencias, entrevistas, eventos en general, todo fue simplemente pospuesto o cancelado.

Otro punto es que el tema climático ha perdido por completo el pequeño lugar que tenía en la prensa brasileña, lo que nos impide promover estudios o agendas con periodistas. Todo ahora depende del COVID-19 y los impactos que causará en los próximos meses.

La epidemia solo ha dejado en claro que la administración de Bolsonaro en Brasil es una amenaza global para la supervivencia de la humanidad en el contexto de la crisis climática. Ni siquiera la incidencia de los efectos devastadores hará que esta administración cambie el curso de su negacionismo y tome en serio esta crisis”.

María Luz Falivene, Sustentabilidad sin Fronteras, Argentina

“Nuestro presidente, Alberto Fernández, desde que se confirmó el primer caso de COVID-19 en nuestro país, el 3 de Marzo, tomó una posición muy activa en manejar la crisis. En un principio, reconociendo que nos encontrábamos frente a un ‘enemigo invisible’, el gobierno comenzó a brindar información e instar a que se redujera la circulación al mínimo posible. 

Con el correr de los días, y ante lo que ocurría en países europeos como Italia y España, se decidió conformar un concejo de especialistas de la salud que lo asesoraron para tomar decisiones como la suspensión de clases, cierre de fronteras, repatriación de argentinos, medidas sociales varias, congelamiento de precios, alquileres, fortalecimiento del sistema de salud y su atención, y un Decreto de Necesidad de Urgencia  en el que se establecía el aislamiento social, preventivo y obligatorio. De esta forma, se limitó la circulación en todo el país y se habilitaron únicamente, mediante este decreto un conjunto de actividades permitidas. Estoy orgullosa de vivir en un país que prioriza la salud de sus habitantes, que entiende que la gestión responsable de la salud implica cuidar nuestra vida socioeconómica y política también.”

Sara Cognuck, Red de Juventudes y Cambio Climático de Costa Rica

“Realmente creo que muchas de las medidas tomadas ante el COVID-19 son parte de las medidas que debemos tomar ante la crisis climática, así que muchas ya se venían implementando y creo el COVID-19 nos obligó a llevar los procesos hacia lo virtual.

Creo que una vez qu se estabilice la situación con el COVID-19, tendremos un número alto de lecciones aprendidas y de decisiones que se pueden incluir como parte de la gestión ante la crisis climática. ”

Patrick Toussaint, Institute for Advanced Sustainability Studies, Germany

“ Cuando estás acostumbrado a trabajar a tiempo completo, la vida con dos niños pequeños en casa es un desafío. Al igual que muchos otros empleadores, el mío recomendó tomarme las vacaciones sobrantes del año pasado y me permitió tomar un permiso adicional para cuidar a mis hijos. Realmente lo aprecio y creo que es una posición muy privilegiada. Diría que tengo la suerte de tener un empleo fijo, ya que tengo amigos cercanos que trabajan por cuenta propia y están empezando a pasar dificultades. Por otra parte, todos somos privilegiados en el sentido de que Alemania tiene un fantástico sistema de bienestar social y se están adoptando medidas para ayudar a quienes trabajan por cuenta propia o están desempleados. Al final, eso no salvará a todos, pero tengo un gran respeto por el gobierno por haber tomado estas medidas.

Siento que Alemania siempre ha adoptado un enfoque algo pragmático. Sin embargo, tengo curiosidad por saber qué efecto tiene la respuesta global al COVID-19 en el alcance de movimientos sociales como Fridays For Future y Extinction Rebellion, que han recibido tanto apoyo últimamente. He leído algunos estudios que comparan cómo manejamos el brote de COVID-19 con cómo manejamos la crisis climática a nivel mundial. Por supuesto, hay similitudes, pero también diferencias significativas, pero para mí la principal lección de esta pandemia, sería la rapidez con que las personas han aceptado vivir bajo medidas tan invasivas que restringen su vida social y cómo son los sistemas económicos han comenzando a adaptarse (con suerte) y transformarse (eventualmente) a estas nuevas realidades. Creo que si podemos ver la crisis climática por lo que realmente es y lo urgente que es, tenemos mucho que aprender de esta experiencia.”

Anaid Velasco, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, México

“De manera general se ha percibido que no hay un control oportuno y serio por parte del gobierno mexicano. Si bien en últimos días la OMS felicitó a México por las medidas que ha tomado frente a la crisis, de manera general se percibe que las medidas de aislamiento, teletrabajo y medidas correspondientes a la Fase 2 (que es la que ahora impera en el país de acuerdo a las autoridades sanitarias) han entrado de manera tardía. Fue hasta el 30 de marzo que se declaró emergencia sanitaria y las medidas correspondientes para atenderlas.

Dada la naturaleza de mi trabajo, tengo la fortuna de poder desempeñarlo desde casa atendiendo reuniones de manera virtual. A nivel personal, ha sido un reto mantenerme aislada pues estaba acostumbrada a salir y ver a amigos y familiares, y el aislamiento representa para mí un cambio de dinámicas”.

Categories: Noticias Climáticas

Tagged as: , ,

Deja un comentario