Gobernanza Climática

La Amazonía Arde. No hay tiempo para excusas.

Las deplorables políticas del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, representan una amenaza existencial para la Amazonía y el planeta entero.

Bajo la vigilancia de Bolsonaro y Salles, Brasil ha disminuido los esfuerzos para combatir la tala ilegal, la ganadería y la minería; esto ha provocado un aumento de la deforestación. El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil (INPE) muestra un aumento del 85% en incendios con respecto al 2018. Y un nuevo incendio estalla cada minuto. 

Si el Amazonas continúa ardiendo a este ritmo, se podría desencadenar un escenario de extinción paulatina del bosque. Lo cual causaría que el bosque restante se seque y se queme, y exacerbaría aún más los efectos del cambio climático.

Earth Observatory / Fuego en Brasil, 13 de Augosto

Bolsonaro ha dicho: “El Amazonas es nuestro, no suyo”. Sin embargo, el Amazonas es efectivamente el “pulmón del mundo”, que produce el 20% del oxígeno del planeta. No podemos ver el mundo separado por países aislados. Las acciones irresponsables de uno acarrean consecuencias para todos. Así como los países desarrollados deben pagar la factura de la crisis climática, Bolsonaro debe enfrentar las consecuencias de su irresponsabilidad y arrogancia. 

Es deber del resto de los líderes mundiales no sólo condenar los incendios, sino también a las personas responsables de despojar a los salvaguardias del ambiente, que deberían haber detenido o, al menos, disminuido la magnitud de estos incendios. La destrucción de la selva amazónica nos concierne a todos. 

Cuando naciones como Alemania y Noruega congelaron millones de dólares en asistencia planificada para Brasil, dieron un paso en la dirección correcta. Pero se puede hacer mucho más.

La destrucción del Amazonas nos afectará a todos/as y las naciones del mundo deben tomar una posición y pedirle cuentas a Bolsonaro por su irresponsabilidad. Es hora de #ActforAmazonas y evitar que este escenario cause una apocalíptica extinción paulatina del bosque. Son nuestros derechos humanos proteger el clima y tener un ambiente saludable.


Deja un comentario