Gobernanza Climática

Agenda climática de Argentina comprometida por el fracking

Vaca Muerta.png

    Fuente: Ministerio de Energía de Argentina

La Agenda Climática de Argentina comprometida por la expansión del Fracking

El compromiso de Argentina con las metas establecidas por el Acuerdo de París y su reputación como líder climático regional se ve comprometido por la rápida expansión del desarrollo de petróleo y gas de esquisto en el interior de la Nación. El incremento en el uso del Fracking para motivar este desarrollo, abre muchas preguntas sobre la agenda climática del país.

El presidente argentino, Mauricio Macri, ha posicionado a Argentina como un líder en acción climática desde que asumió la presidencia en diciembre de 2015. Bajo el liderazgo del presidente de centroderecha, Argentina se convirtió en uno de los primeros países en ratificar el Acuerdo de París, con el respaldo unánime de su congreso.

Agenda Climática

A los pocos meses de asumir el cargo, Macri creó un gabinete nacional interministerial sobre cambio climático para ayudar a “facilitar una respuesta coordinada de política al cambio climático.” Macri se asoció con el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, para reducir las emisiones de los vuelos y facilitar el desarrollo de energía renovable. El Ministerio de Energía de la Argentina lanzó un programa de licitación de energía renovable, con el objetivo de generar el 20% de la electricidad del país a partir de fuentes renovables para 2025.

“El cambio climático es el desafío más importante, más grande de la humanidad y sólo siendo conscientes de esto podremos progresar, sin poner en jaque nuestro futuro y el de las próximas generaciones,” dijo Macri, dirigiéndose a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

“En Argentina, estamos haciendo una apuesta ambiciosa – en materia de energías renovables – para desarrollar nuestro potencial en sectores, como la generación de solar, eólica y la biomasa.” Presidente Macri

Tentación Petrolera

Sin embargo, la agenda climática de Argentina está siendo socavada por el compromiso de la administración de explotar las enormes reservas de petróleo y gas de esquisto de la nación. Argentina, que ya genera el 60% de su electricidad a partir de combustibles fósiles, tiene una de las reservas de gas de esquisto más grandes del mundo. La Administración de Información de Energía de EE. UU. ha identificado casi 802 millones de billones de pies cúbicos de reservas de gas de esquisto bituminoso, solo superado por China. La mayoría de estas reservas están ubicadas en la formación geológica Vaca Muerta en la Cuenca Neuquina del país.

Fracking en Argentina

Para extraer petróleo y gas, Argentina ha adoptado la fracturación hidráulica o fracking. Esta controvertida tecnología implica la inyección de grandes cantidades de agua, arena y productos químicos a alta presión para liberar las reservas atrapadas en las profundidades de la tierra. Junto con los Estados Unidos y Canadá, Argentina se ha convertido en un líder mundial en la producción de gas de esquisto y es considerada la capital de fracking de la región. Argentina, donde se espera que la producción de petróleo del fracking se triplique en los próximos cinco años, ha despertado el interés de los conglomerados petroleros internacionales como Exxon Mobil Corp, Chevron Corp., Royal Dutch Shell PLC y BP.

“Argentina es uno de los países con mayor potencial en el mundo. Queremos que las mejores compañías se asocien con nosotros”, dijo Macri en un almuerzo con ejecutivos petroleros en Houston.

Acuerdo de París

El abrazo de Macri a la industria de combustibles fósiles y la expansión de la frontera de fracking podrían socavar sus metas establecidas en la Contribución Nacionalmente Determinada de Argentina.

“Tiene un gran impacto en términos de los compromisos climáticos”, dijo Enrique Maurtua Konstantinidis, Asesor Superior de Cambio Climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), en declaraciones a La Ruta del Clima.

“Las protecciones alrededor de Vaca Muerta y el uso de petróleo y gas de esquisto es una gran amenaza. … En este sentido, no podemos invertir en una industria que realmente va en contra del Acuerdo de París “. Konstantinidis

Jennifer Morgan, Directora Ejecutiva de Greenpeace International, fue aún más lejos en su crítica al uso de fracking por parte de Argentina. En un artículo de opinión para la Fundación Thomson Reuters. Morgan escribió:

“La reputación económica y el legado climático de Macri dependen del próximo movimiento del país: invertir en Vaca Muerta -la mayor reserva no-desarrollada de petróleo y gas de esquisto no convencional- desataría una bomba de carbono incompatible con los objetivos del Acuerdo Climático de París.” Morgan

Argentina, como muchas naciones, está luchando por alcanzar sus objetivos modestos establecidos en el Acuerdo de París. Para lograr sus compromisos, Argentina, que ya está en camino de convertirse en uno de los mercados más atractivos de América Latina para el desarrollo de energías renovables, debe moverse para limitar la exploración de petróleo y gas de esquisto bituminoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *