Desarrollo Sostenible

López Obrador planea terminar con el fracking

Image may contain: 4 people

Fuente: Facebook Lopez Obrador

López Obrador pone a México en el camino correcto con un plan para terminar con el fracking

La promesa del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, de prohibir la fracturación hidráulica o el fracking, marca una importante victoria para los activistas ambientales.

Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa el pasado 31 de julio sobre los riesgos potenciales asociados con la tecnología, López Obrador dejó en claro que su administración cambiará de rumbo.

“Ya no usaremos ese método para extraer petróleo”, anunció López Obrador.

Si México hace esto, se unirá a naciones como Francia, Alemania, Bulgaria, e Irlanda que se han movido a prohibir esta controvertida tecnología.

El fracking es una tecnología extrema utilizada para extraer petróleo y gas de esquistos y otras formaciones rocosas. El proceso involucra la inyección de grandes cantidades de agua, arena y productos químicos a alta presión para liberar las reservas atrapadas a gran profundidad. Aunque el fracking ha existido durante décadas, su uso explotó a mediados de la década de 2000, cuando la tecnología se combinó con perforación horizontal y otras tecnologías.

La tecnología también ha sido objeto de muchas críticas.  Si bien algunos han promovido esta tecnología como una alternativa favorable al carbón, otros la han criticado con razón como un “puente hacia la nada.” Han argumentado que la tecnología ha llevado a un aumento en las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono, y ha frenado el desarrollo de tecnologías renovables. En un artículo de 2016 para The Nation, el activista climático y cofundador de 350.org Bill McKibben escribió:

“Uno de los efectos secundarios más desagradables del auge del fracking, de hecho, es que la expansión del gas natural ha socavado el mercado de energías renovables , impidiéndonos colocar molinos de viento y paneles solares al ritmo necesario.” Bill McKibben

Además, un estudio realizado en 2016 por la Agencia de Protección Ambiental concluyó que el fracking tiene el potencial de contaminar los suministros de agua potable. También, se han realizado varios estudios que conectan el fracking con la actividad sísmica. En un informe de Concerned Health Professionals de Nueva York y Physicians for Social Responsibility, el fracking se relacionó con un mayor riesgo de asma, defectos de nacimiento y cáncer.

Este proceso ha revolucionado la industria del petróleo y el gas en los Estados Unidos, donde el petróleo y la producción nacional han aumentado dramáticamente en los últimos años. Estados Unidos se ha convertido en el principal productor mundial de petróleo y gas desde 2012 como resultado del auge del fracking en la nación.

El fracking se ha expandido rápidamente en América Latina. Por ejemplo, en Argentina con su formación rocosa Vaca Muerta, que posee una de las reservas de gas de esquisto más grandes del mundo, es considerada la capital de fracking de la región. Colombia ha estado en las etapas exploratorias de adopción de esta tecnología después de que el Ministerio de Minas y Energía de la nación dió el visto bueno al fracking en 2014.

Pero el fracking se ha encontrado con una creciente oposición en la región. A principios de este mes, activistas y más de 30 legisladores presentaron una inciativa de ley para terminar con el fracking en Colombia. Mientras tanto, Uruguay instituyó una prohibición de cuatro años sobre la tecnología en 2017.

Frackling en México

México, con su Cuenca de Burgos llena de esquisto en su frontera norte, ha sido codiciado por inversionistas privados que buscan explotar las reservas de la nación. La nación se abrió al fracking y la inversión extranjera en los últimos años tras la aprobación de un proyecto de ley de reforma energética de 2014. En 2017, el país abrió la Cuenca de Burgos a la inversión privada para la explotación de gas natural. Pemex, la compañía petrolera estatal de México, anunció su intención de perforar más de 27,000 pozos en las formaciones ricas en shale en los estados de Coahuila, Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz para el 2045.

“Presidente Electo de México, Lopez Obrador, Promete Prohibir el #Fracking. ¿Quién sigue?”

 

Si bien la postura de López Obrador sobre el fracking es alentadora, también se ha pronunciado a favor de aumentar la producción de petróleo y gas en las últimas semanas. López Obrador se ha comprometido a aumentar la producción nacional de petróleo de México de 1,9 millones de barriles por día a 2,5 millones. López Obrador ha declarado que su administración invertirá $ 9,4 mil millones en el sector energético estatal y supervisará la construcción de dos nuevas refinerías de petróleo.

López Obrador ofrece una propuesta intrigante frente a las de la administración impopular de Enrique Peña Nieto. Si bien su plan energético parece estar lejos de ser perfecto, su decisión de prohibir el fracking debería considerarse un gran paso en la dirección correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *