Gobernanza

Cómo nos gusta el Petróleo :D

logo-ruta-rectangulo3.png

¿Quién es el que consume tantos combustibles fósiles?

12471767_10153201894456945_4295097501787793361_o

Foto: Adriana Vásquez

Como Costarricense me preocupa nuestro consumo de combustibles fósiles. En especial me preocupa la dependencia de la gasolina y del diésel como fuentes de energía para el transporte. Es más, estos combustibles representan un 72,4% de las fuentes de energía secundaria. La realidad es que nos gustan los combustibles fósiles aunque sabemos que están destruyendo nuestro país y el mundo. Esa frase dice mucho de nuestro autoestima y de los valores con que actuamos como sociedad e individuos.

Pero en general, ¿qué tanto petróleo consumimos para mantener al país activo día a día?

¿42% de la energía se obtiene del petróleo? Es una adicción fuerte y una dependecia interesante a un recurso que no producimos y que genera una externalidad negativa fuerte que será pagada por los más vulnerables. Sin embargo, ¿acaso no es curioso cómo preferimos enfocarnos únicamente en la producción eléctrica para hablar de energía? Recalcar que en ese pedacito sí somos casi 100% dependiendes de fuentes renovables. Un poco de hipocresía talvez o ¿será para reconfortarnos de nuestra conducta nociva? …

costarica-620x310.png

Imagen: The Climate Reality Project

Como ciudadanos podemos decir que tenemos una relación directa con el uso de esos combustilbles fósiles, siendo que el 44.5% se consume por medio de la gasolina en transporte privado: motos, vehículos y microbuses familares (Fuente). Por otro lado está el transporte de carga que moviliza en Costa Rica los productos que se consumimos o los materiales para producir, esto requiere mayoritariamente consumir diésel y es responsable por el 32.9% del uso de combustibles fósiles. Luego, tenemos el transporte público, que utiliza un 11.5% (incluyendo buses, microbuses y taxis), equipo especial 5.8%, transporte marítimo 0.13%, el tren  1.07% y otros 1.04% (Fuente).

Deberíamos preocuparnos que nos gusten tanto los combustibles fósiles ya que al final puede dañar nuestra imagen de país verde o nuestro bienestar en general pero ¡No! Seguimos consumiendo y así crecemos.

img-20170714-wa0004.jpg

Foto: Valeria Román

Según la última Comunicación Nacional de Costa Rica a la ONU – CMNUCC, el país sigue incrementando su cantidad de vehículos. En el 2011 incrementó un 7%. Para una perspectiva más amplia, podemos ver que entre “1980 y 2014 el parque automotor creció un 673,1% y los vehículos particulares un 914,4%” (Fuente). Este no es un logro del cual los costarricenses podamos sentirnos orgullosos. En promedio, para el 2015, habían 30.8 carros por cada 100 habitantes, por lo que cada vez ocupamos más combustibles fósiles. Los datos no son de los últimos años pero son los que compartimos con la comunidad internacional. La pregunta es si en estos años hemos mejorado estos números hacia una conducta más sostenible.

evolucion del transporte costa rica.PNG

Fuente: Estado de la Nación 2015.

Sin embargo, el crecimiento de los vehículos y las emisiones del sector transporte no reflejan una condición especial, es un síntoma, que es propio del modelo económico del país y que las demás fuentes de emsiones también reflejan. Crecen las emisiones año con año y el transporte, aunque está en el corazón del problema, no es el único tema al que debemos ponerle cuidado. 

Tenemos varios dilemas, queremos crecer: esta es la medida de nuestro éxito y para hacerlo estamos generando más emisiones apesar del daño que esto genere. Podríamos argumentar que, tal vez ocupamos una nueva medida para nuestro éxito más relacionada con el bienestar y menos con el crecimiento continuo. Ya nos dimos cuenta de lo que le pasa al planeta cuando sobrepasamos los límites ecosistémicos, por ejemplo, el cambio climático o la extinción masiva que estamos viviendo.

img-20170714-wa0005.jpg

Foto: Valeria Román

Algo que está claro es que no hemos hecho un cambio suficientemente drástico que nos lleve a una economía baja en emisiones, que cause un cambio en el patrón de crecimiento que vemos en los gráficos. Nuestra energía debe ser más limpia y un elemento esencial para esto es que el sector transporte deje de requerir combustibles fósiles, pero ¿será una economía baja en emisiones suficiente si no cambiamos el paradigma del crecimiento? Buena pregunta. Al final ¿qué motivó un crecimiento tan rápido de las emisiones?

emisiones crecimiento.PNG

Fuente: Estado de la Nación 2015

La generación de emisiones ha ido incrementando en el sector energía en los últimos 20 años con un ritmo del 3,6% anual, a pesar de la planificación y del discurso ambiental que se desarrolla en el país.  Es claro que ocupamos tomar alguna medida para cambiar esto. Pero las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) del país provienen de varias fuentes. La energía en la que se incluye el transporte, es su principal fuente con 7.213.830 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2).

El decrecimiento en las emisiones del país tiene que partir de una discusion sobre de cuáles fuentes tomamos la energía; pero también deberíamos incluir preguntas como: ¿Para qué generamos energía? y ¿Cuánta es suficiente energía? Siempre va haber una externalidad negativa que debemos considerar pero también nuestra actividad está restringida por los límites ecosistémicos, por lo que mitigar no es suficiente. 

Esto también se aplica  a otros temas de desarrollo que emiten GEI y que tiene una gran huella sobre el ambiente por otros motivos, como la gestión de residuos, la agricultura y la industria.  Hay que construir una visión sobre cómo queremos desarrollarnos y qué resultados deseamos recibir mas allá de un bonito número en el PIB que nos diga que en algún aspecto crecimos.

Debe haber algo mas allá que crecer: nuestro bienestar.

El tema de los límites ecosistémicos empieza a sacar su cabeza cuando estrenamos conceptos como economía verde o ecológica. Y nos damos cuenta que, el no reconocer nuestra relación con los ecosistemas y los límites que tiene la acción humana o mejor dicho el lugar limitado que tiene en el sistema, nos causa problemas como el cambio climático.

No podemos ver acción climática desde una perspectiva lineal, EMISIONES  – MITIGACIÓN, este paradigma fue el que nos puso en el problema actual. Temos que partir de una visión multisistémica en la que nos apartemos de un desarrollo medido en base al crecimiento continuo, la falta de eficiencia en nuestra producción y la falta visión sobre nuestra relación con la naturaleza. La discusión es cómo dejar de destruir las bases de la sociedad y caminar hacia el bienestar reconociendo que somos parte del ambiente.

Tenemos la urgencia de empezar a estabilizar las emisiones de GEI y de saber cuando veremos el decrecimiento de la emisiones hacia la descarbonización de nuestra economía.

descarbonizacion costa ria

Fuente: NDC Costa Rica

La respuesta está en el NDC. El 2021, es el año en donde debemos empezar a ver el decrecimiento de las emisiones de Costa Rica. En el gráfico anterior vemos cómo las emisiones totales que generó el país en el 2012 deben reducirse 1,533,854 toneladas de carbono equivalente. (Carbono equivalente es la medida que se usa para equiparar los diversos gases que generan el calentamiento del planeta (GEI)). Esto implica que todos los sectores que generan emisiones deben tener una reducción significativa pero en especial el sector energético.

En otras palabras nos quedan 4 años para hacer un cambio significativo.

El NDC de Costa Rica, es el compromiso voluntario que hizo el país ante el mundo para establecer su camino hacia la descarbonización de su economía bajo el Acuerdo de París. A la luz de este compromiso el mundo va a juzgar   nuestras acciones. Y así como Costa Rica, los demás países están estructurando sus compromisos para lograr mantener al planeta con un incremento de temperatura menor a 2°C. El país tiene como objetivos declarados los siguientes:

  • Reducir la demanda de energía y las emisiones de GEI (eficiencia y conservación
    energética, estrategias sectoriales bajas en emisiones)
  • Descarbonizar el suministro de energía (electricidad, biocombustibles)
  • Sustitución de combustibles para uso final (edificios, transporte, industria)
  • Manejar sumideros de carbono (planes de uso del suelo, reforestación, deforestación evitada)

En otras palabras se planteó que vamos a realizar las siguientes acciones:

  • Generación eléctrica 100% renovable al 2030.
  • Aumento de la eficiencia energética en el consumo residencial e industrial.
  • Aumento en el consumo de energía eléctrica por parte del sector transporte y un mayor uso del transporte eléctrico, tanto público como privado.
  • Sistema integrado de transporte público: sectorización, ampliación del tren, y la integración del transporte no motorizado.
  • Priorizar el proyecto de tren eléctrico inter-urbano.
  • Tener una ambiciosa cartera de inversión en materia de transporte sostenible.
  • Sector agropecuario: permitir financiamiento a nivel de finca aquellos esfuerzos
    adicionales de mitigación, con esquemas de pago por resultados, mediante la subasta de carbono y mecanismos financieros que incentiven la disponibilidad de crédito y microcrédito e incentivos para el uso de energías limpias y de ahorro de agua, así como para el desarrollo de tecnologías bajas en emisiones para al sector agropecuario.
  • Desarrollo de NAMAs en múltiples sectores para mejorar su desempeño reduciendo su huella de carbono como se ha realizado en el sector cafetalero y se están desarrollando propuestas en el sector ganadero, biomasa y Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs). Esta estrategia se plantea también para otros sectores como  transporte, residuos sólidos y vivienda sostenible
  • Crear un  Sistema Nacional de Información Territorial, en el Registro Público, donde se monitoreen los cambios en el uso de la tierra, lo que contribuirá significativamente a mejorar los sistemas de monitoreo, verificación
    y reporte propuestos bajo el Programa de Reducción de Emisiones de FONAFIFO.
  • Estrategia REDD+ para construir una gobernanza del recurso forestal del país que permita garantizar a largo plazo la capacidad de producir riqueza, y a la vez, generar bienes y servicios ambientales. 
  • Fomento de la gestión integral de residuos, con la separación en la fuente y ampliación de programas de reciclaje y compostaje de la fracción orgánica

¿Estamos avanzando por este camino?

Este es el plan de acción que deberíamos estar viendo desarrollarse en Costa Rica. Un punto de interés para el costarricense es que en base a esto deberíamos poder analizar las propuestas de gobierno de los candidatos a la Presidencia, especialmente ahora que la agenda electoral se calienta. 

También, debemos llevar el dialogo más allá de las consignas de papel y plantearnos como ciudadanos cuál es la prioridad de nuestra sociedad y cómo queremos moldearla. El NDC nos da una serie de acciones pero el re-diseño de nuestra sociedad dentro de los límites ecosistémicos y la búsqueda de una economía que responda a nuestra relación con la naturaleza depende del empoderamiento climático de la ciudadanía. Al final, todos en algún momento del día seguimos dependiendo de los combustibles fósiles: es tiempo de cambiar.

logo-ruta-20161.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s