Residuos

Residuos sólidos: un tema que hay que hablar en la gobernanza climática

logo-ruta-rectangulo3.png

Costa Rica ha sido un país que ha ido a paso lento pero seguro en el tema de gestión de residuos y cambio climático.

Cuando hablamos de residuos sólidos, las problemáticas e impactos ambientales que estos generan siempre salen a relucir: contaminación de aguas superficiales y subterráneas por infiltración y vertido de lixiviados, malos olores, generación de fauna nociva como roedores o moscas, proliferación de vectores transportadores de virus como el Aedesaegypti, generación de vertederos a cielo abierto. Podríamos seguir enumerando, sin embargo, hay un aspecto que no es visible a la vista (pero actualmente sentimos las consecuencias por las actividades antropogénicas) y es su contribución al calentamiento global.

Los residuos sólidos de tipo ordinario, donde están categorizados los domésticos y comerciales, están constituidos por distintos materiales tanto de tipo orgánico como inorgánico. Dentro de los materiales que componen este tipo de residuos, el mayor porcentaje, aproximadamente 55%, corresponde a los residuos putrescibles conocidos como orgánicos (cáscaras de frutas, verduras, restos de comida, residuos de jardín u otros materiales que estén compuestos por elementos orgánicos).

1alina.png

Mezcla de distintos residuos orgánicos de tipo ordinario

El sector de manejo de residuos sólidos genera aproximadamente a nivel global el 2,9% de las emisiones de GEI.

Una de las consecuencias de los residuos orgánicos, al no ser valorados y manejados de manera óptima, es la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), esto se debe a que en su proceso de descomposición se genera principalmente metano (CH4), el cual contribuye a generar un mayor potencial de calentamiento (posee un PCG para 100 años de 25). El potencial de calentamiento global mide la capacidad que tiene un determinado GEI de retener el calor en la atmósfera en comparación con el dióxido de carbono. Es por ello la importancia en el tema.

Según el IPCC (2010), el sector de manejo de residuos sólidos genera aproximadamente a nivel global el 2,9% de las emisiones de GEI. Para Costa Rica específicamente, de acuerdo al Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero realizado por el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) con año base 2005 (año establecido comparable para alcanzar la carbono neutralidad al 2021), el sector de residuos sólidos originó aproximadamente 655,900 toneladas de CO2 equivalente, el cual incluye los residuos comerciales y de mercados, los residuos domiciliarios, de jardines y los residuos industriales orgánicos (IMN 2011 citado por Aguilar 2015). Para el 2012 (nuevo año base del inventario para el país), esta cifra se cuantificó en 1,8 millones de toneladas de CO2 –representando el 10% de las emisiones totales.

Sin embargo ante este panorama, han ido surgiendo iniciativas tanto nacionales como locales para poder mitigar las emisiones de este sector. Tal es el caso a nivel local de la Municipalidad de San Rafael de Heredia en Costa Rica, un municipio ejemplar en materia ambiental, el cual se propuso incursionar en el tema de cambio climático desde el año 2011 elaborando el primer Inventario local de Emisiones de CO2 equivalente para el cantón de San Rafael y a nivel nacional.

Para el año 2012, con los datos obtenidos del inventario, San Rafael estaba lanzando su “Estrategia de Cambio Climático” con el objetivo de elaborar y desarrollar propuestas participativas con los distintos sectores de la sociedad de tal forma que contribuyeran con la reducción de emisiones de GEI y la gestión de riesgos asociados al cambio climático por medio de proyectos de mitigación y adaptación en el cantón (Aguilar, 2015).

alina2.jpg

Foto: Rafael Ceferino Lobo, 2016

Como parte de la estrategia se conformó una Comisión de Cambio Climático con distintos actores la cual elabora y apoya en las distintas iniciativas del cantón.

En el marco de la estrategia y como parte de una medida de reducción de emisiones en el sector de residuos se gestó uno de los proyectos prioritarios, el proyecto piloto de manejo de residuos orgánicos que se inauguró en el 2014 con la participación de 200 viviendas (actualmente se han sumado más).

Los residuos son recolectados y llevados a un centro municipal del mismo cantón el cual está acondicionado para convertirlos en abono, producto beneficioso para el suelo, por medio de la técnica de compostaje con microorganismos eficientes. El subproducto resultante es utilizado por el municipio para sus campañas de reforestación y mantenimiento de zonas verdes, también se encuentran en proceso de registro con marca para su venta y hacer de este un proyecto sostenible.

Proyecto piloto de manejo de residuos orgánicos San Rafael de Heredia, CR.

Costa Rica ha sido un país que ha ido a paso lento pero seguro en el tema de gestión de residuos y cambio climático. Al 2017 ya varios municipios han ideado sus iniciativas propias de gestión de residuos, todos con el objetivo común de contribuir a la meta nacional, pero no sólo de reducción de emisiones sino también del mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

cropped-logo-ruta-20161.png

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s