Derechos Humanos

Faltan tus Pasos en la Marcha

Cuando eras un pequeño, íbamos al mercado todas las mañanas por la leche. Tu mano era pequeña y suave, tus ojos morenos y tu pensamiento muy curioso.

Recuerdo una mañana de abril en la que aún no había nacido el sol, caminábamos por la calle empedrada del pueblo, te iba hablando de lo bien que hace caminar de madrugada y escuchar a las cigarras. Ibas saltando de piedra en piedra mientras yo veía tu risa sincera. Siempre fuiste muy sonriente.

58e7d0b079113-full_cropped.jpeg

Fotografía: Daniela Marín

Una cáscara de mango interrumpió nuestro juego, te deslizaste y estuviste a punto de caer pero te contuve con mis brazos. Nos detuvimos un momento en medio de la calle vacía y en ese momento inició la siguiente lección de vida:

-Marcelito, recoja esa cáscara.

-¿Por qué mami? ¡Yo no la tiré!

-¡Marcelito, recójala! Póngase a pensar, ¿qué pasaría si es una ancianita o una muchacha embarazada la que se tropieza por no ver que la cáscara está ahí?

-Tiene razón mamá.

A regañadientes, la recogiste y la tiraste en un basurero.

-Marcelito, vos debés aprender a ver con miramiento.

-¿Miramiento?, ¿qué es eso mamá?

-Es ver con el corazón, Marcelito.

“Miramiento” fue una palabra que no olvidaste. Se interiorizó tanto en vos que se volvió una práctica de vida. El teatro fue tu herramienta, no te importaba caminar kilómetros a pie con el fin de regalarles esta herramienta a la juventud más pobre.

Con miramiento decidiste ser profesor, enseñar matemáticas y ser parte de organizaciones sociales. Aprender a mirar con el corazón te llevó a invertir tiempo y dinero en la casa comunal que inauguraste y desde ahí, resistir contra la gran amenaza en nuestro municipio: la minería metálica.

Por ver con el corazón te desaparecieron. Por esta razón callaron tu voz.

Ese fue el motivo por el que un día no volví a ver tus ojos morenos, ni sentir tu abrazo cálido. Pero más fuerte aún, por el que la lucha contra la minería se detuvo para llorar a un hijo.

Han pasado 8 años ya desde entonces, una gran multitud de personas se han hecho presentes. Estoy frente a la Asamblea Legislativa, hay una pancarta y muchas consignas recordando tu nombre.

Una vez me dijiste:

-¡Madre, vamos! Faltan tus pasos en la marcha.

Con miramiento las he recordado hoy. Decidí estar presente en este día histórico y ver con mis propios ojos cómo tu razón de lucha se vuelve ley.

El sol está ardiendo en lo alto, pero más lo está la esperanza.

-¡Marcelito, donde estés, vamos! Faltan tus pasos en esta marcha.

Pero aquí estás ya, entre toda la gente, convertido en palabra, en flor y en tierra que hoy es declarada libre de minería metálica.

Nota: Agosto 2009:

Marcelo Rivera, activista ambientalista, es asesinado.

Durante los próximos meses, son asesinados Dora Alicia Sorto, Ramiro Rivera y Juan Francisco Durán. Todas y todos por ser parte y liderar en sus territorios, la lucha contra la minería metálica en el departamento de Cabañas, El Salvador.

29 de Marzo 2017:

Con 69 votos es aprobada en la Asamblea Legislativa, la Ley de prohibición de la Minería Metálica en El Salvador.

El Salvador se convierte así en el único país a nivel mundial en prohibir definitivamente los proyectos minero-metálicos.

Este artículo fue publicado inicialmente en La Juventud Opina. Les invitamos a visitar su página web conocer sobre esta iniciativa tan valiosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s