Adaptación

Soluciones Naturales al Cambio Climático

La naturaleza nos brinda todos los elementos necesarios para la vida en el planeta.

¿Qué son Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN)?

nbsimage-e1492702383293.png

Imagen: UICN

La naturaleza nos brinda todos los elementos necesarios para la vida en el planeta. Las Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN) son definidas por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como acciones de conservación, manejo sostenible o restauración de los ecosistemas naturales o modificados para enfrentar los retos más apremiantes del ser humano (por ej. el cambio climático, la seguridad hídrica y alimentaría, o los desastres generados por eventos naturales).

Este concepto es reciente y todavía está en proceso de formación, sin embargo, realiza un valioso aporte para enfrentar tres de los retos más característicos del cambio climático: 1) la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); 2) la adaptación a los cambios actuales y proyectados en el clima; 3) la reducción de riesgo de desastres derivados de eventos meteorológicos extremos. El buen o mal uso de los ecosistemas puede aumentar o aliviar estos retos. A continuación se brindan algunos ejemplos de cómo las SbN pueden contribuir a solucionarlos.

La Reducción de Riesgo de Desastres Basada en Ecosistemas (Eco-DRR)

El cambio climático aumenta el riesgo de desastres como consecuencia de eventos climatológicos extremos (IPCC, 2012). En este contexto, los ecosistemas sanos pueden servir para prevenir y minimizar el riesgo de desastres (UICN, 2016). Estas estrategias son conocidas como Reducción de Riesgo de Desastres Basada en Ecosistemas (Eco-DRR, por sus siglas en inglés).

En Suiza, por ejemplo, se estimó que el valor de proteger los bosques a lo largo de las carreteras propensas a la caída de rocas y avalanchas, es de US$1000 por hectárea al año, mientras que el costo de reemplazo del bosque por estructuras artificiales ascendería entre unos US$18000 y $53000 por hectárea. Como respuesta de política pública el Estado brinda incentivos para el manejo sostenible del bosque como medida de reducción de riesgo de desastre (Wehrli and Dorren, 2013).

Algunos otros ejemplos de Eco-DRR son los siguientes: conservación de humedales y zonas de inundación para el control de inundaciones; manejo sostenible de manglares como amortiguadores de marejadas; restauración de la cobertura vegetal como atenuador de sequias; manejo sostenible de cobertura boscosa para enfrentar incendios forestales. A pesar del potencial de la Eco-DRR para reducir el riesgo de desastres esta es un área en desarrollo que necesita ser más estudiada.

Adaptación basada en Ecosistemas (AbE)

La conservación, la restauración y el manejo sostenible de los ecosistemas pueden también ayudar a las comunidades a reducir su vulnerabilidad e incrementar su resiliencia frente a la variabilidad climática. Este enfoque de adaptación es muy relevante para las comunidades que dependen de forma directa de los bienes y servicios ecosistémicos para su subsistencia. Este es el caso de las comunidades rurales, tanto en países del Norte Global (países o regiones enriquecidas) pero especialmente en países del Sur Global (países en que los recursos naturales han sido históricamente explotados por los países poderosos) debido a la alta dependencia en la agricultura de subsistencia y gran vulnerabilidad social asociada a la pobreza.

Algunos ejemplos de medidas de AbE son las siguientes:

  • Conservación de suelos para recuperar sus capacidades productivas, de infiltración o de soporte en sistemas agrícolas, ganaderos o forestales;
  • Manejo sostenible de producción agrícola como sistemas agroforestales que permitan diversificar la producción a nivel de finca;
  • Restauración de manglares para asegurar el flujo de nutrientes y agua del que dependen los recursos de pescadores locales en zonas costeras;
  • Manejo sostenible de cuencas hidrográficas incluyendo acciones de reforestación y protección de las zonas de recarga hídrica y sus nacientes.

Muchas de estas medidas (como el manejo sostenible de cuencas) brindan además co-beneficios de estabilización de laderas a nivel de cuenca por medio del enfoque en Reducción del Riesgo de Desastres basado en Ecosistemas (Eco-DRR) o incluso de absorción y/o retención de carbono por medio de la Mitigación basada en Ecosistemas (MbE), la cual se explica a continuación.

Mitigación basada en Ecosistemas (MbE)

El buen manejo de los ecosistemas puede contribuir enormemente en la reducción de los gases de efecto invernadero (GEI) y al aumento de reservorios de carbono. Las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques suman alrededor del 12% de las emisiones de CO2 mundiales. Si se considera el uso del suelo como un gran sector (incluyendo agricultura, silvicultura y otros usos del suelo) la contribución estimada es alrededor de 24% de los GEI anuales (IPCC, 2014). La buena gestión del suelo puede brindar contribuciones significativas a los esfuerzos globales por reducir las emisiones.

Sumado a lo anterior, los ecosistemas pueden jugar un papel fundamental como sumideros “naturales” de carbono al absorber emisiones.

Se calcula que aproximadamente el 60% de las emisiones de GEI antropogénicas (humanas) acumuladas desde la era pre-industrial han sido almacenadas en paisajes terrestres (plantas y suelos) así como en los océanos (IPCC, 2014).

Por lo tanto, la buena gestión de los bosques, humedales y océanos juega un papel trascendental en la regulación del clima en nuestro planeta.

Estrategia integral

Finalmente, se debe enfatizar que las SbN para enfrentar el cambio climático deben de ser parte de una estrategia integral con miras a mantener la temperatura global por debajo de los 2 grados Celsius (y con miras a un 1.5 oC) y de aumentar la resiliencia de las comunidades. Como parte de una estrategia integral la participación de todos los sectores y actores a distintos niveles de toma de decisiones es fundamental. Las SbN no pretenden ser la única solución para enfrentar los retos que presenta el cambio climático; pero sin duda son un componente fundamental de cualquier estrategia holística, ya que ningún plan de largo plazo para enfrentar el cambio climático puede ser exitoso sin tomar en cuenta los ecosistemas.

Entender los beneficios que la conservación de los bienes y servicios que los ecosistemas nos brindan significa un cambio de paradigma: la naturaleza no depende del ser humano, todo lo contrario, como especie debemos proteger los ecosistemas para afirmar la protección y servicios que estos nos brindan y de esta forma asegurar nuestra supervivencia como especie en el planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s