COP22

“Si no tomamos en consideración la mitad de la población cómo esperamos tener un desarrollo mayor”

En marco de COP22 se realizó un side event sobre género y financiamiento climático organizado por la UNFCCC y el Fondo de Adaptación, en el cual Marianella Feoli, Directora Ejecutiva de Fundecooperación, Costa Rica expuso sobre ejemplos del país junto con otras panelistas de diversos países y fundaciones. Después conversamos con ella y esto nos dijo:

img_5938Usted hace unos momentos explicaba que era vital considerar la temática de género desde la concepción de los proyectos de financiamiento, ¿podría ampliarme un poco esta visión? 

A veces, en los proyectos, se piensa cómo involucrar género. Cuando la pregunta debería ser diferente: cómo desde el inicio de la planeación del proyecto nos aseguramos que tenemos todo el grupo al que va dirigido , en el cual, por lo general, la mitad son mujeres. No es que se nos trate como una minoría, sino como parte importante para lograr resultados del proyecto. Entonces desde la concepción del proyecto, desde su planificación, las mujeres deben ser parte del enfoque para poder entender cuál debería se la continuación de las actividades.

Y ustedes, ¿cómo  lo han estado implementando? 

Nosotros hemos trabajando fuerte en el desarrollo de gestoras del conocimiento local, gestoras de cambio climático. Ellas mismas comparten lo que han ido haciendo y las soluciones que ellas mismas han buscado y que ahora las comparten con otras mujeres. Esto ha tenido un resultado muy interesante para diseñar – a nivel micro, estamos hablando de pequeñas fincas- nuevas formas de hacer las cosas. Hemos visto que hay un enfoque mucho más creativo para solucionar los problemas a nivel de las fincas. Quizás son métodos menos convencionales o técnicos pero mucho más interesantes, de bajo costo y aprovechando los recursos disponibles. Ese es el enfoque que hemos desarrollado en Fundecooperación con el Fondo de Adaptación pero también en general con todos los proyectos que hemos implementado sobre desarrollo sostenible.

¿El rol de la mujer dentro de estos proyectos es importante? 

Totalmente, en todas las partes del proyecto. También nos aseguramos de que el resultado vaya hacia las mujeres. A veces en los talleres se suele preguntar cuántas de las personas son mujeres, pero esto no dice tanto. Es más importante el qué tanto las mujeres participan dentro de la discusión o el dialogo, cómo se involucran, si toman acción en el cambio. Eso es lo que se tiene que comenzar a medir a nivel de todos los proyectos y acciones que hagamos. Y dejar de hacerlo en un sentido absolutamente plano de cuántos hombres y cuántas mujeres, eso no dice nada. Dice hasta que analizamos la toma de decisiones y en las acciones.

Sí, porque la cantidad no implica una equidad en la participación. 

Exacto. Pueden haber más mujeres pero al final, ¿quién decide? Terminan decidiendo algunos cuantos que siguen siendo todos hombres. Eso uno lo ve muchísimo en todos los países, pero en Costa Rica, en particular. Inclusive al escoger quien va a las capacitaciones, quien decide, etc.;  todavía siguen siendo grupos dominados por hombres. Y el tema no es que los hombres no dominen sino que las mujeres también somos el 50% de la población, entonces cómo nos aseguramos de tener un 50%, al menos, de participación en la toma de decisiones.

Desde la implementación de proyectos, ¿qué estrategias se construyen para lograr esto? 

Desde la planificación, a la hora que se piensan las actividades. El otro día nos reunimos con una señora en una finca en Santa Marta de Puriscal y ella me decía “no, es que el que se encarga de la finca es mi esposo, yo no trabajo”, entonces le pedí que me contara que hacía: “Yo me levanto a las tres de la mañana, ordeño las vacas…” y  yo pensaba cómo le podía pasar por la cabeza que no trabaja si a las seis de la mañana ya hizo el desayuno, ordeñó las vacas, recogió, ordenó, limpió… ¿Verdad? Entonces ahí hay un tema de cambio de concepción. Dentro de las estadísticas del proyecto la finca es de un hombre… alguien podría pensar solo incluir al hombre, pero no. En todas las actividades del proyecto hemos ido involucrando mucho más a todo el núcleo familiar.  Entonces, desde las capacitaciones, que es un espacio donde muchas veces las mujeres no tienen acceso, ya estamos incluyendo a la mujer que también trabaja en ese lugar. Desde el diseño de las actividades, desde las actividades de capacitación, desde abrir un poco más el espacio;  pero también a la hora de monitorear, ver que cambió, cómo era el grupo al inicio y cómo terminó siendo al final. Porque si no, vamos a ciegas.

Que este concepto atraviese todo el proyecto. 

Y no solo es un tema de lenguaje, de decir todos y todas. Se trata de que entendamos de que si no hacemos acciones afirmativas no vamos a lograr un cambio que necesitamos. En tema de género no se trata de incluir minorías, porque no somos minoría. Es un tema de desarrollo país: si no tomamos en consideración la mitad de la población cómo esperamos tener un desarrollo mayor con la mitad de los recursos. Entonces aprovechemos un 100% de la capacidad pensante del país.

Cómo mencionaba usted antes: las mujeres pueden dar aportes diferentes y efectivos. 

Totalmente. Muy creativos. Como el famoso dicho: pensar fuera de la caja. Nos hemos encontrado muchísimos casos de soluciones que no se nos habían ocurrido y que eran mucho más sencillas de la cuenta y ellas las tienen porque a ellas les toca solucionar esos temas todos los días. Entonces, que haya espacio para compartir esas soluciones con otras y se logra mejores resultados.

¿Qué resultados han logrado trabajando así?img_5920

Tenemos un montón que, aunque no sean lideradas por mujeres, hay mujeres que participan directamente en acciones en adaptación al cambio climático. Hemos ido mejorando la parte de financiamiento con el programa de micro crédito. Ahora estamos en un 35% pero estamos buscando aumentar ese porcentaje de créditos dirigidos por mujeres. Sin embargo, hay muchos proyectos donde hay una gran participación. Es un proceso de cambio. Por ejemplo; el otro día hacíamos un taller con la Cámara de Productores de Leche en adaptación al cambio climático en fincas lecheras, es un gran tema por el efecto que tiene el cambio climático en la producción de alimentos y la gran dependencia a nivel de costos del concentrado; cuando empezamos hacer la capacitación eran 40 fincas, inmediatamente todos hombres… cuando dijimos que íbamos a invitar a dos personas por finca de inmediato teníamos un taller balanceado entre hombres y mujeres. Hubiera sido ideal que desde el inicio hubieran sido 20 y 20 pero bueno pensemos que tenemos que ir tomando acciones para que poco a poco las mujeres se vayan involucrando. El resultado de ese taller: las más activas para hacer cosas de implementación fueron las mujeres. Se trata de un proceso de involucramiento, de abrir espacios, dándonos espacios…

En cuanto al sector de financiamiento, ¿qué retos tienen para ir incluyendo más el tema de género?

En el caso de nuestro programa de crédito hay un seguimiento y un apoyo importante cuando los proyectos son liderados por mujeres. Muy a menudo una de las limitantes es el tema de información financiera o la experiencia financiera. Entonces nosotros apoyamos en eso. La otra gran debilidad es un tema de garatía, entonces tenemos un convenio Fideimas que tiene un fondo de garantía para proyectos pequeños donde hay un enfoque importante en genero, entonces, hemos logrado financiar mujeres. Pero son dos temas para trabajar: garantías y la conceptualización del proyecto. Son dos grandes temas donde hay que apoyar, trabajar y empujar mucho más y no solamente hacer un fondo y ponerle nombre y terminar cobrándole más caro a la casa.

¿Cómo está el involucramiento de las mujeres en Costa Rica? 

Hay un gran reto a mejorar. Pero hay una mayor participación de mujeres.  Hay sectores que van más adelante que otros. Hay un gran retos para el sector café y otros sectores que todavía son más tradicionales. Hemos mejorado muchísimo pero tenemos un gran reto para seguir trabajando pero la situación está muy diferente ahora que hace 10 años.

img_5935¿Cuál es el rol de la mujer en el sector agro? 

En el último censo agropecuario: del total de fincas registradas que son como 90 mil el 84%-86% está a nombre de hombres y solo el 14%-16% está a nombre de mujeres. Entonces se podría decir que hay muy pocas mujeres trabajando en el sector agro, no es cierto, hay que agregar el 30% de la mano de obra agrícola que son mujeres. Hay un desbanlace implorante en participación en tenencia de la tierra a nivel de mujeres, otro reto importante a nivel agro que hay que trabajar. Esto de inmediatamente se relaciona a otro reto grande a nivel de toma de decisiones o involucramiento. Vamos logrando empoderar más mujeres que entran a esos proceso de negociación inclusiva gremial y sectorial.

También está relacionado con un tema de cambio generacional, el promedio de edad del agricultor en Costa Rica es de 54-56 años, entonces esto implica que se necesita un cambio generacional para lograr un mayor acceso de las mujeres. Es un reto como país y sector agro: cómo lograr un sector mucho más atractivo para que los jóvenes se involucren, que estudien pero que regresen a sus comunidades a lograr desarrollo rural. En este sector hay una oportunidad muy grande de renovar a futuras generaciones y esto inmediatamente trae otros beneficios, y uno de los beneficios que queremos es que estos jóvenes sean además mujeres. Es un círculo virtuoso.

¿Cómo lograrlo? 

Uno de los principales retos es cómo lograr procesos de innovación y valor agregado donde se pueda combinar la vida profesional con la vida en la finca. Lograr tecnificar la finca, lograr un valor agregado que incremente las oportunidades de ingresos tal vez tengamos una nueva generación queriendo involucrarse en la finca.

¿Cuál es la importancia de que se tome el aspecto de género en el financiamiento climático?

El cambio climático no afecta por igual a hombres y mujeres. El efecto del cambio climático está relacionado con vulnerabilidad socioeconómica, entonces el porcentaje de hogares pobres está principalmente liderado por mujeres. Es decir, el cambio climático tiene un costo de mujer y tenemos que trabajar para lograr que el financiamiento para cambio climático llegue a esa población, a hogares y actividades productivas lideradas por mujeres que tienen una mayor necesidad de incrementar sus capacidades y reducir los efectos al cambio climático.

cropped-logo-ruta-20161.png

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s