COP22

Una oportunidad para la niñez: enfrentado el Cambio Climático

No podemos evadir que millones de niños y niñas no tendrán un futuro digno a raíz de haber nacido en un país, barrio, con determinado género o ciertas condiciones. La inequidad determina su futuro, bienestar y en muchos casos, si viven o mueren. El cambio climático viene a agravar estas condiciones que amenazan el futuro de la humanidad.

La UNICEF comenta sobre este ciclo de violencia estructural:“Estas grandes inequidades y peligros son algo más que una violación de los derechos y una amenaza para el futuro de todos y cada uno de los niños. Perpetúan los ciclos intergeneracionales de desventaja y desigualdad que menoscaban la estabilidad de las sociedades e incluso la seguridad de los países en todas partes.” Estado de la Niñez del Mundo 2016.

En términos de cambio climático, esto representa un factor determinante en cuanto a su vulnerabilidad contextual y a la capacidad adaptativa con la que deben enfrentar estos niños(as) y sus comunidades al cambio climático. No es un futuro ni un presente aceptable. Sin embargo, la UNICEF considera que el cambiar esta situación para el 2030 es viable si trabajamos activamente.

Su principal obstáculo no es técnico:

“Son una cuestión vinculada con el compromiso político. Son una cuestión de recursos. Y también son una cuestión de voluntad colectiva –unir las fuerzas para abordar de frente la inequidad y la desigualdad concentrando una mayor inversión y esfuerzo en la labor de llegar a los niños que han quedado atrás.” Estado de la Niñez del Mundo 2016.

Captura.PNG

La mejora de las condiciones de la niñez debe estar en el centro de la medidas de adaptación que tomen nuestros países.

Cambio Climático:

Los efectos adversos del cambio climático van a afectar a la infancia de manera desproporcionada, pero en especial a los más vulnerables y desfavorecidos. Esto implica que su riesgo climático es particularmente mayor a raíz del contexto que hemos creado para que ellos nazcan y crezcan.

Hay 500 millones de niños(as) que viven en zonas de inundación extrema, lo cual se va agravar con el cambio climático. Esto refleja los efectos de una crisis prolongada, como lo es el cambio climático y que se suma a otras que ya les afectaban.  

Por ejemplo la UNICEF menciona que  6 millones de niños(as)  viven en contextos frágiles, que además son zonas de inundaciones extremas.  Además, tenemos a más de 300 millones de niñas(os) viviendo en zonas propensas a inundaciones extremas, en países donde la mitad de su población vive con menos de $3.10 dolares por día. En otras palabras, su vulnerabilidad contextual se incrementa dramáticamente al presentarse una nueva amenaza como el cambio climático en un contexto que ya era hostil.  

Una menor precipitación y acceso a agua potable es uno de los efectos esperados del cambio climático. Actualmente,  160 millones de niños(as) viven en zonas de sequía grave o muy grave. La sequía hace que niños(as) y sus familias pobres usen fuentes  no seguras de agua, causando que sean más vulnerables a enfermedades como el cólera o la diarrea. Se espera que esta situación se agudice a menos que la gobernanza climática responda adecuadamente.

Otro aspecto preocupante es que las amenazas complejas y los desastres asociados con cambio climático generan condiciones que hacen a la niñez más vulnerables al maltrato, el abandono, la trata personas y el trabajo infantil.  

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Cambio Climático es también una amenaza a la salud de los niños(as), al incrementar la incidencia de la inseguridad alimentaria, malnutrición y enfermedades transmitidas por vectores como Dengue, Malaria, Zika o Paludismo.

Un dato importante: El 88% de la carga actual de las enfermedades relacionadas con el cambio climático afecta a niños(as) menores de 5 años.

En el caso del Dengue, afecta 50 millones de personas y es responsable de al menos 15 mil muertes al año. Es una de las enfermedades transmitidas por vectores (en este caso el mosquito Aedes Aegypti) que más rápidamente se expande, a raíz de la globalización, la migración y el cambio climático.

Esta enfermedad tiene una intima relación con el cambio climático y está presente en más de 100 países, incluyendo muchos en Latinoamérica. Esto, ya que los cambios en la precipitación y temperatura va a afectar cómo se manifiesta esta enfermedad. Además, la variabilidad ambiental y climática impactarán la incidencia del Dengue en Centroamérica, Colombia y la Guayanas Francesas.

Captura.PNG

Gráfico de UNICEF que ilustra los lugares donde son más propensos a incrementar los contagios con Dengue a raíz del Cambio Climático.

Educación:

El cambio climático es una crisis prolongada que afecta el bienestar de la niñez y que distorsiona o obstaculiza el acceso a la educación, ya sea porque pone en amenaza la vida de los niños(as), los elementos básicos de su comunidad o al dañar directamente la infraestructura escolar. 

“Menos del 2% de los fondos recaudados en los llamamientos de ayuda humanitaria se destinaron a la educación en 2013.” Estado de la Niñez del Mundo 2016

Sin embargo, los recursos destinados para asegurar la educación de la infancia que está sujeta a conflictos o crisis prolongadas como el cambio climático es ínfima, lo cual contrasta con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La educación no solo es una herramienta para luchar contra la pobreza, impulsar el desarrollo o para lograr  nivelar el acceso a oportunidades entre países o comunidades, sino que es clave para construir la capacidad adaptativa para enfrentarnos al cambio climático.

“Una educación de calidad aumenta los conocimientos, estimula la innovación, promueve habilidades que impulsan el crecimiento y la prosperidad, y fomenta sociedades incluyentes.”Estado de la Niñez del Mundo 2016

Es importante que las medidas de adaptación de los países contemplen expresamente la educación. Esto no solo desde la perspectiva de educar y sensibilizar respecto al cambio climático, sino también de asegurar el acceso a la educación de la niñez a raíz de los efectos adversos del cambio climático. 

¿Qué hacer? La reducción emisiones de carbono determina el bienestar de la niñez.

El incremento de la temperatura afecta la salud de sectores vulnerables como la niñez y los adultos mayores. Entre mayor sea la curva de incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) durante estos años, así también incrementarán las áreas en donde el cambio de temperatura y los demás efectos del cambio climático van a afectar la niñez. 

Se espera que en el 2050, si no detenemos nuestras emisiones de GEI (escenario business-as usual)  aproximadamente 1.45 billones de niños(as) vivan en zonas donde el incremento  máximo de temperatura promedio sea mayor a los  2ºC.  Esto nos indica el peligro real que representa para la niñez el que se adopten medidas poco ambiciosas o erradas en la gobernanza climática.

aa.png

Gráfico de UNICEF que ilustra la cantidad de niños(as) que se verán afectados por los cambios en temperatura en varios escenarios.

El garantizar y salvaguardar el bienestar de la niñez ante las presentes y futuras condiciones climáticas y vulnerabilidades contextuales, es un derecho humano. Es importante posicionar este tema en un espacio central en la gobernanza climática y asegurar su debido financiamiento. Esto representa una medida de adaptación y de equidad inter-generacional ante el cambio climático. 

logo-ruta-20161.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s