Desde la COP21

Salud y Cambio Climático en Perú

El tiempo y el clima afectan profundamente la salud humana. El cambio climático amenaza con exacerbar los problemas de salud  – muertes por eventos meterológicos extremos, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, enfermedades infecciosas y malnutrición. A continuación, se presenta una síntesis del informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud para el Perú acerca de los riesgos y amenazas en la salud debido al cambio climático.

El Perú es un país de clima variado y gran biodiversidad en un territorio que comprende la región subtropical costera, los Andes y la Amazonía. Sin embargo, el país es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático.

Con una población de 13 millones de habitantes (de los cuales el 78% habita en áreas urbanas), el Perú podría verse fuertemente afectado por situaciones como inundaciones, estrés hídrico, olas de calor y cambio en las enfermedades transmitidas por vectores, como la malaria y el dengue.

La Organización Mundial de la Salud presentó en 2015 el Perfil de País para el Perú acerca de la relación entre el clima y la salud. Según este documento, se estima que bajo un escenario de emisiones altas “Business as Usual”, la temperatura anual aumentaria en 5.3°C en promedio entre 1990 y 2100. En cambio, si las emisiones  decrecen rápidamente, el aumento de la temperatura de limitaría a un 1.6°C.

Bajo un escenario de emisiones altas, sin inversiones significativas en adaptación, se estima que al menos 58,000 personas se verán afectadas por inundaciones entre el 2070 y 2100. Por el contrario, si las emisiones se reducen rápidamente y existe una mayor preparación para los desastres, la población afectada podría limitarse a 100.

PHE-CC-logo-image1px-310px

Imagen de OMS

 

Algunas de las enfermedades virales más infecciosas del mundo son altamente sensibles al clima. Elementos como la temperatura, las precipitaciones y la humedad tienen una fuerte influencia en el ciclo de vida de vectores y de sus agentes infecciosos, así como en la transmisión de enfermedades a través del agua y de la comida.

Según las proyecciones de la OMS, para el 2070, aproximadamente 25 millones de personas estarían en riesgo de contraer malaria en un escenario de emisiones altas. Sin embargo, las proyecciones indican que si las emisiones decrecen rápidamente, este número podría ser significativamente más bajo en 2021 – 2050.

Malaria risk

Fuente: Climate and Health Country Profile 2015 Peru (OMS 2015)

 

En el siguiente cuadro, se muestran los casos de Malaria en el Perú desde el año 2000 al 2014, e inicios de 2015. Tal como se aprecia en la gráfica, en los departamentos de Loreto, Junín y San Martín, existe una mayor incidencia de casos de Malaria, siendo Loreto (departamento en la Amazonía peruana), el que presenta mayor exposición a la enfermedad por las condiciones climática de su territorio. En condiciones de aumento de la temperatura terrestre, es de esperarse que la incidencia de casos de malaria aumente las regiones más vulnerables del país.

 

Malaria peru

Fuente: MINSA 2015

Por otro lado, la OMS señala que el 80% del área geográfica del Perú podría exceder el umbral considerado adecuado para la transmisión del dengue en al menos tres meses al año, en un escenario alto de emisiones. Esto es en comparación con la linea base de 66% del país.

charts

Fuente: Climate and Health Country Profile 2015 Peru (OMS 2015)

Si de lo contrario, las emisiones decrecen rápidamente, este aumento sería limitado a un 75% del área geográfica del país. Además, factores como la urbanización, el desarrollo y los movimientos poblacionales podrían modificar las cargas de enfermedad asociadas al dengue y lograr que la enfermedad cruce nuevas fronteas sub-nacionales.

Por último, se estima que el cambio climático tendrá efectos negativos en la producción agrícola y se  alteraran las cadenas alimentarias, dado que el aumento de la temperatura conlleva a escasez de agua y tierras, inundaciones, sequías. Ello afecta a las poblaciones más vulnerables y puede llevar a la inseguridad alimentaria. En este sentido, el riesgo de desnutrición podría elevarse en un 20% para el 2015.

En conclusión, conocer los riesgos y amenazas para la salud pública asociados a los efectos del cambio climático, permiten desarrollar estrategias para una adecuada prevención y gestión de riesgos. De ahi que es relevante incorporar las proyecciones asociadas al cambio climático en el sistema público de salud.

cropped-logo-grande

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s