Adaptación

El compromiso climático peruano y su componente adaptación

¿Un compromiso global o una necesidad nacional? Los INDC en la puerta del horno.

Desde hace ya un poco más de 20 años, países de casi todo el mundo discuten durante dos semanas al año, los compromisos que tomarán cada uno de estos gobiernos, en materia no solo ambiental sino política con influencia en lo económico y social, para hacer frente a una realidad: el cambio climático. El objetivo es claro, lograr el llamado “Acuerdo climático global”. La pregunta es ¿Por qué toma tanto tiempo?, es acaso tan difícil ponerse de acuerdo, si lo que hagamos hoy en el sur afectará también al norte, o lo que el norte decida afectará al sur, de hecho, no somos islas ni nunca lo fuimos ¿Por qué entonces no remar todos hacia la misma dirección?

Si bien el Perú a través de su compromiso climático busca contribuir al compromiso global, las  características propias de nuestra geografía tales como zonas con limitado acceso al agua, zonas expuestas a inundaciones, sequías y desertificación, dependencia de actividades económicas como la agricultura que está directamente vinculada a las condiciones meteorológicas, baja capacidad de adaptación a los efectos del cambio climático, ya sea  por falta de conocimiento o de recursos para lograrlo, entre otros, crearon la necesidad urgente de contar con un plan con objetivos y metas concretas para adaptarnos al cambio climático, como dice el conocido slogan “Si el clima cambia, cambia tu también” y el Perú va a cambiar o mejor dicho adaptarse, en especial si consideramos el estudio  del Tyndall Center de Inglaterra, el cual considera al Perú, el tercer país más vulnerable al cambio climático después de Bangladesh y Honduras.

Según el calendario para elaborar el compromiso nacional climático (INDC) de Perú, el 28 de Agosto de 2015 concluye el proceso de revisión e inclusión de aportes al documento, posteriormente el 31 de Agosto es la fecha final propuesta para presentar las contribuciones nacionales peruanas a la secretaria de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). La CMNUCC ha establecido que para el 01 de Noviembre de 2015 elaborará un reporte de síntesis de los INDC de todos los gobiernos que hayan presentado sus compromisos hasta el 01 de Octubre de 2015.

Más información: http://unfccc.int/focus/indc_portal/items/8766.php

¿Adaptarse o adaptarse?

Inicialmente los compromisos climáticos están orientados a que los gobiernos presenten su propuesta para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, sin embargo, países como Perú y en especial países en vías de desarrollo tales como México , República Democrática del Congo y  República Dominicana, este último ha recientemente presentado sus INDC, han considerado en sus compromisos el componente adaptación.

Si bien el componente adaptación no contiene ningún aspecto legal vinculante para los países, estos países se comprometen a contar con políticas nacionales en su mayoría enmarcadas dentro de un Plan Nacional de adaptación que permitan crear el camino para implementar lo propuesto.

Es así que, recientemente en Agosto de 2015, República Dominicana presentó sus INDC, los cuales consideran un componente de adaptación. A continuación un extracto de los INDC de República Dominicana,  el cual refleja y justifica su necesidad de adaptación.

“..Los daños asociados a las actividades hidrometeorológicas en el curso de los años, han dejado una secuela de efectos cuya superación ha exigido esfuerzos importantes. El Huracán Georges del 1998, representó en términos de pérdidas y daños el equivalente al 14% del Producto Interno Bruto (PIB) del 1997. Las tormentas tropicales Olga y Noel en el 2007 obligaron a replanificar la economía y las prioridades del gobierno, cuya sumatoria de daños y pérdidas significaron el 1.2% del PIB y el 5.3% del presupuesto nacional. De igual manera, han ocurrido una secuela de desastres vinculados a inundaciones, deslizamientos de tierras y sequías que no han sido cuantificados”.

Fuente: CONTRIBUCIÓN PREVISTA Y DETERMINADA A NIVEL NACIONAL INDC-RD. Agosto 2015.

En Perú no tenemos casos frecuentes de huracanes o tormentas, sin embargo las sequias, deslizamientos e inundaciones si forman parte de eventos que ya vivimos y que no controlados y con mayor intensidad llevarán a nuestro población a experimentar daños y pérdidas como consecuencia de los efectos del cambio climático. El proceso de adaptación trata de eso, de que nuestros actuales sistemas económicos, ecológicos y sociales estén preparados para dar respuestas a estos posibles impactos negativos o de ser el caso aprovechar las oportunidades que se puedan generar.

Perú y su componente adaptación, una parte imprescindible.

El Perú fue sede de la Conferencia de las Partes (COP) 20 en el 2014 y actualmente está a cargo de la presidencia de la COP21 en Paris, sumada a esta responsabilidad el país debe presentar su compromiso climático o INDC, del cual aún no se tiene la versión final publicada, sin embargo en el documento presentado durante la consulta pública, se planteó un gran objetivo al 2030: “El Perú se adapta a los efectos adversos y aprovecha las oportunidades que impone el cambio climático”. Para lograrlo el país ha propuesto objetivos específicos orientados a reducir la cantidad de los damnificados, poblaciones vulnerables a desastres, la reincidencia de la pobreza asociados a los efectos del cambio climático y las pérdidas ocasionadas por la recurrencia del fenómeno de El niño. Además las áreas prioritarias establecidas por el país podrían ser las siguientes: Recursos hídricos, agricultura, pesca, ciudades sostenibles, bosques y salud.

“Los estudios realizados que cuantifican el impacto del cambio climático sobre el crecimiento del país indican que en el año 2030, bajo un escenario de cambio climático, alcanzaríamos un nivel de PBI real total menor entre un 5,7% y un 6,8% que el nivel de PBI que se alcanzaría sin cambio climático; mientras que en el año 2050, la brecha respecto al PBI potencial estaría entre 20,2% y 23,4%”.

Fuente: MINAM, 2015

Mientras en Bonn, Alemania, la Convención Marco de las Naciones Unidas se prepara para iniciar el 31 de Agosto una sesión crítica  de negociaciones climáticas previa a la sesión final de diciembre en Paris, un agricultor de papa de la localidad de Yungay en Ancash, cercana al nevado Huascarán,  se pregunta  a qué se debe la aparición de enfermedades nuevas para su zona tales como la rancha, la cual en el pasado no afectaba los cultivos de las regiones ubicadas por encima de los 3 800 msnm.  Ante esto, le queda adaptarse.

El cambio climático no es un fenómeno reservado al 2015, es un fenómeno que ya se vive, se discute en diferentes niveles políticos, sociales y ambientales  y que queramos o no, nos llevará a adaptarnos y a cambiar no solamente políticas de estado sino también nuestra forma individual de actuar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Autor:

Vanessa Bolivar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s