Noticias Climáticas

El Cambio Climático Queda Rezagado en las Elecciones de Argentina

Mauricio Macri (izquierda) y Cristina Fernández de Kirchner (derecha)
Photo: Casa Rosada

La elección presidencial de este mes de octubre en Argentina podría tener consecuencias serias para el planeta, ya que el presidente de centro derecha, Mauricio Macri, se presentará para la reelección contra el ex jefe de gabinete Alberto Fernández, del Partido Justicialista Peronista.

El próximo presidente supervisará la explotación de las reservas masivas de petróleo y gas de esquisto de Argentina, el sector agrícola y el mercado de energía renovable en desarrollo. Con la nación en medio de una crisis económica,
tristemente, ambos candidatos están priorizando el desarrollo de los combustibles fósiles sobre una agenda climática sólida.

Macri y Fernández cuello a cuello

La tasa de inflación de Argentina está actualmente alrededor del 57 por ciento, una de las más altas del mundo. Los problemas económicos de la nación se volvieron tan graves que Macri obtuvo un préstamo de $57,1 mil millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2018, el más grande en la historia de la organización. El FMI es una institución odiada por muchos argentinos, que creen que ayudó a desencadenar la crisis económica del país en 2001, la peor de su historia.

File:Alberto Fernández.png
Alberto Fernández
Photo: La García

Por meses, Macri ha perseguido a Fernández y su compañero de fórmula, la ex presidenta populista Cristina Fernández de Kirchner, en las encuestas. Sin embargo, Macri ha estado avanzando hacia arriba en las encuestas, en las dos más recientes muestran a Macri y Fernández casi iguales.

Se esperaba que Fernández de Kirchner se postulara nuevamente para presidenta, pero sorprendió a la nación cuando optó por el puesto de candidata a vicepresidenta. Ahora que es senadora, Fernández de Kirchner está en juicio por corrupción con otros catorce personas, alegatos que ella niega.

Con gran parte del debate político centrado en la economía, los problemas ambientales importantes no se han posicionado de una forma adequada.

“La mayor conversación en Argentina es siempre, y desafortunadamente, seguirá siendo por algún tiempo, la situación económica,” dijo Enrique Maurtua Konstantinidis, Asesor Principal de Cambio Climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Vaca Muerta juega un papel importante.

Las vastas reservas de petróleo y gas de Argentina siguen siendo un obstáculo importante para una discusión más sólida sobre el cambio climático.

Según la Administración de Información de Energía de EE. UU., Argentina tiene alrededor de 800 trillones de pies cúbicos de reservas de gas natural de esquisto, superadas solo por China, y 27 mil millones de barriles de petróleo de esquisto. La mayoría de estas reservas se encuentran en la formación geológica Vaca Muerta en la cuenca neuquina del país.

Sin embargo, el desarrollo de Vaca Muerta se basa en la fracturación hidráulica (fracking), una tecnología extrema, utilizada para extraer petróleo y gas de esquisto y otras formaciones rocosas. El fracking, que consiste en inyectar grandes cantidades de agua, arena y productos químicos a alta presión para liberar las reservas atrapadas en el subsuelo, se ha relacionado con la contaminación del agua potable y efectos adversos para la salud, como dolores de cabeza, problemas respiratorios y estrés psicológico. Las preocupaciones sobre el fracking han llevado a prohibiciones en Francia, Alemania, Irlanda, Bulgaria y Escocia.

El desarrollo de combustibles fósiles en Vaca Muerta ha alterado dramáticamente la vida de los pueblos indígenas y las comunidades locales en la región. Un informe de 2017 presentado ante el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas por Observatorio Petrolero Sur (OPSur) en asociación con el Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) y la Iniciativa Mundial de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (GI- DESC) destacó los impactos ambientales y económicos adversos que enfrentan y cómo la extracción de petróleo y gas ha violado repetidamente el Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) de los pueblos indígenas. El informe también muestra cómo el desarrollo de combustibles fósiles de Argentina está contribuyendo significativamente a las emisiones globales y socava los objetivos establecidos en el Acuerdo de París.

“El desarrollo de petróleo y gas de Argentina en Vaca Muerta está pisoteando los derechos de los pueblos indígenas de la provincia de Neuquén, contaminando el medio ambiente e impactando la salud, el agua, la vivienda y los derechos culturales de estas personas, sin una consulta efectiva ni la obtención de sus conocimientos previos o consentimiento para el desarrollo,”dijo Lucy McKernan, Representante de Ginebra para la Iniciativa Global.

Los residuos tóxicos del fracking también han sido un problema importante. Una investigación de Greenpeace Andino encontró que las empresas transportaban desechos de fracking a vertederos ilegales en la Patagonia. Se estima que la limpieza de estos residuos llevará décadas.

Tanto Macri como Fernández están apoyan la producción de combustibles fósiles. No hay un debate sobre la pertinencia de explotar estas reservas en vista del cambio climático.

“No hay duda de que Vaca Muerta será considerada como uno de los pilares fundamentales,” dijo Roque Pedace, profesor y miembro del Programa Interdisciplinario sobre Cambio Climático de la Universidad de Buenos Aires, sobre el papel de las reservas en las elecciones de este año.

Macri ofrece a Vaca Muerta un enfoque amigable para los negocios al abrir las reservas a los inversionistas internacionales, y el desarrollo del petróleo y el gas se convirtió en un elemento político característico de su administración.

Alberto Fernández no ha dudado en alzar la voz para expresar su opinión favorable sobre la explotación de las reservas de combustibles fósiles de Argentina, sin embargo, también pretende diversificar la cartera energética de la nación.

“Sin lugar a dudas, Vaca Muerta presenta una gran oportunidad,” dijo Fernández. “Tenemos que desarrollar la explotación no convencional y convencional de los hidrocarburos, pero también continuar desarrollando energías renovables y continuar desarrollando bioetanol.”

Durante la administración de Fernández-Kirchner, el gobierno se involucró directamente en Vaca Muerta luego de la nacionalización parcial de la compañía de petróleo y gas Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).

“Bajo su vigilancia, los sueños de esquisto no se materializaron y los líderes de negocios dijeron que su participación en el estado era responsable,” escribió Nick Cunningham en el sitio web de NACLA.

Compromisos climáticos deslucidos de Argentina

A medida que Argentina adopta sus reservas de petróleo y gas en Vaca Muerta, la crisis climática amenaza con alterar al país en las próximas décadas. Argentina se ubica en el lugar 49 entre las naciones en el Índice de Riesgo Climático Global de Germanwatch.

Se espera que las precipitaciones aumenten en el centro de Argentina, mientras que disminuyen en los Andes, Patagonia nororiental y Comahue. Los fenómenos meteorológicos extremos, como las inundaciones, la sequía y los incendios forestales, ya han causado grandes daños y daños. El deshielo de los glaciares en los Andes amenaza el suministro de agua dulce del país y el aumento del nivel del mar conducirá a la erosión costera, especialmente en el sur de la Patagonia.

La productividad agrícola está siendo impactada. Una sequía del 2018 provocó el colapso de la producción de soja y maíz, lo que contribuyó a una caída del 2,3 por ciento en el PIB de Argentina. El norte de Argentina, donde se concentra la agricultura, es particularmente vulnerable a los efectos del cambio climático. Esta región podría ver un aumento de la temperatura media de hasta 3.5°C para finales de siglo.

La deforestación también ha tenido un costo devastador en Argentina, ya que el país ha perdido el 15 por ciento de su cobertura forestal desde el 2000. El cambio en el uso de la tierra por la deforestación es un contribuyente importante al cambio climático, ya que representa el 14.5 por ciento de las emisiones totales de la nación.

Aproximadamente el 45 por ciento de la deforestación en Argentina puede atribuirse a la expansión de los pastos, y un 43 por ciento adicional proviene de la agricultura comercial. Argentina es el principal proveedor europeo de harina de soja. Es de notar, que el Bosque del Gran Chaco Argentino, que se extiende por 250,000 millas cuadradas en el norte de Argentina, está siendo arrasado para la producción de soja. Natalia Machain, directora de Greenpeace Argentina, calificó la situación actual de su país como una “emergencia forestal.”

El gobierno no solo no ha abordado adecuadamente estas amenazas, sino que también ha decepcionado con sus compromisos climáticos globales. Su Contribución Determinada Nacionalmente (NDC), que fue revisada bajo Macri, busca limitar los aumentos de emisiones de 2030 en un 35 por ciento desde sus niveles de 2010 o un 80 por ciento por encima de sus niveles de 1990. Sin embargo, Argentina está en camino de superar estos modestos objetivos, al no lograr reducir el crecimiento de las emisiones en sus sectores de energía y agrícolas. Pedace llamó a la NDC de Argentina “muy insuficiente.”

Maurtua también fue crítico con los compromisos de Argentina:

“Argentina es un país del G-20 y ahora se considera una economía emergente. Es un país que no puede tener un NDC que no tenga un pico en sus emisiones. Lo primero que debería tener un NDC mejorado o mejorado para Argentina es un pico de emisiones antes de 2025.”

Avances limitados en energías renovables

Macri ha dado algunos pasos para enfrentar el cambio climático. Bajo su supervisión, Argentina creó un gabinete nacional interministerial sobre el cambio climático e implementó un impuesto nacional al carbono. Quizás lo más importante es que Macri ha trabajado para desarrollar el sector de energía renovable del país.

Aunque el 60 por ciento de la electricidad de Argentina sigue proveniendo de combustibles fósiles, la energía renovable ahora representa casi el cinco por ciento de la matriz energética del país. Actualmente hay más de 30 proyectos de energía solar, energía, energía hidroeléctrica, biogás y biomasa en todo el país y otros 126 están en desarrollo.

Una ley de 2016, aprobada por Macri, establece que el 20 por ciento de la electricidad de la nación provendrá de fuentes renovables para 2025. Pero, como dijo Maurtua, “la verdad es que Argentina puede hacer mucho más que eso.”

Legado climático olvidable

Aunque la agenda climática de Macri carece de ambición, Fernández de Kirchner hizo poco para promover la energía renovable de Argentina cuando presidió el país desde 2007 hasta 2015, más bien, priorizó a otras fuentes energéticas.

Algunas de sus posiciones recibieron críticas de activistas climáticos. En un anuncio de página entera en The Washington Post en el 2010, Greenpeace instó a Fernández de Kirchner a detener la construcción de una planta de carbón en la Patagonia, alegando que “una mujer con una visión política a largo plazo no habría puesto en peligro los glaciares y las reservas de agua de Argentina.”

Queda por ver cuál será el enfoque de Alberto Fernández ante la crisis climática. Tampoco está claro si él sería el máximo responsable de la toma de decisiones si fuese elegido ya que la mayoría de los votantes creen que Fernández de Kirchner estaría detrás del mando.

Aunque la crisis climática juega un papel menor en las elecciones, el próximo presidente será fundamental para configurar la agenda climática de la nación en los próximos cuatro años. Mientras los científicos advierten que solo quedan doce años para evitar una catástrofe climática, quien gane ayudará a determinar si la 24ª economía más grande del mundo puede comprometerse con objetivos climáticos más ambiciosos y aumentar la producción de energía renovable.

Hasta que el próximo presidente dé prioridad al cambio climático sobre el desarrollo de combustibles fósiles, la crisis climática no será tratada con la gravedad que merece.



Deja un comentario