Conferencia sobre el Cambio Climático

Gobernanza climática en Chile: una mirada más de cerca al anfitrión de la COP25

Reserva Nacional De Los Flamencos, Desierto De Atacama, Chile Fuente: Wikimedia Commons

La Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP25 de este año se llevará a cabo en Santiago, Chile, del 2 al 13 de diciembre, con actividades previas a la COP25 en San José, Costa Rica. Chile ofreció organizar las actividades de este año luego de la retirada de Brasil por causa de las manifestaciones del entonces presidente electo Jair Bolsonaro.

Con la COP regresando a América Latina por primera vez desde 2014, Chile fue considerado un anfitrión ideal. Bajo la ex presidenta Michelle Bachelet, Chile implementó el primer impuesto sobre el carbono de Sudamérica, mejoró enormemente su capacidad eólica y solar y anunció un plan para eliminar su uso del carbón. El presidente Sebastián Piñera, quien sucedió a Bachelet en 2018, y la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien fue nombrada presidenta designada para la conferencia de este año, han estado trabajando para aprovechar el progreso de la administración anterior.

En un artículo de opinión del New York Times, Bachelet dijo que durante su segundo mandato, Chile triplicó la cantidad de energía renovable y bajó los precios de $ 130 a $ 32 por megavatio hora. Ella escribió: “hemos aprovechado el poder del sol y el viento en nuestros desiertos y a lo largo de nuestras costas, y hemos utilizado vapor desde las profundidades de nuestros volcanes a través de plantas geotérmicas”. También señaló que Chile está incrementando el área de océanos y tierras protegidas, implementando los primeros impuestos verdes y prohibiendo las bolsas plásticas.

A pesar de estos avances, la agenda climática de Chile está lejos de ser perfecta: Chile no es signatario del Acuerdo de Escazú, el primer tratado ambiental para las naciones de América Latina y el Caribe que busca proteger a los defensores de los derechos humanos ambientales y los objetivos establecidos en su Contribución Determinada Nacionalmente (NDC) han recibido críticas por parte de los grupos ambientalistas.

Un líder global en energía solar

Proyecto de paneles solares en el norte de Chile. Fuente: Wikimedia Commons.

Bajo la supervisión de Bachelet, Chile implementó políticas audaces para convertir a Chile en una potencia de energía renovable. El desierto de Atacama, en el norte de Chile, ha sido descrito como una “Arabia Saudita solar”. Para fines del 2017, la energía solar y eólica ya representaban el 14% de la electricidad de Chile, y el país se esforzaba por obtener el 60% de energía limpia para 2035 y el 70% para el 2050. Las plantas chilenas de energía solar producen electricidad a  la mitad del costo de carbón aproximadamente, que representó el 41% de la generación eléctrica total en el 2016.

“Chile está inspirando al mundo con una expansión significativa de la energía solar [que ha crecido] más rápidamente que en cualquier otro país del planeta”, dijo el ex vicepresidente y fundador de The Climate Reality Project Al Gore.

Gravar el carbono

Bachelet también posicionó a Chile como líder regional en el clima con la implementación del primer impuesto sobre el carbono del continente, que entró en vigencia en 2017. Este impuesto se implementará a las grandes  industrias y fuentes de generación de energía en un $ 5 por tonelada de dióxido de carbono.

“Estamos convencidos de que el crecimiento ecológico es posible y que el gobierno puede desarrollar instrumentos de mercado como un impuesto al carbono para evitar distorsiones,” escribió el ex ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, en el Huffington Post. “Creemos que podemos enfrentar el cambio climático sin sacrificar nuestro crecimiento,  haciendo que nuestras comunidades sean más sostenibles. Creemos, al final, que podemos enfrentar el cambio climático a la manera chilena. …”

Si bien el impuesto ayudó a recaudar $190 millones en ingresos solo en abril de 2018, se ha cuestionado su eficacia general para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Mena ha presionado para aumentar el impuesto al carbono para acelerar la transición de Chile a una economía libre de carbono.

No signatario del Acuerdo de Escazú.

El Acuerdo de Escazú del 2018, uno de los dos tratados regionales que se centran en la democracia ambiental, busca proteger los derechos de los defensores ambientales en la región más letal para los activistas ambientales. Lamentablemente, Chile no se encuentra entre los 16 signatarios del acuerdo.

“Definitivamente estamos apuntando a que Chile firme el Acuerdo de Escazú,” dice Duyck. “Creo que es un mensaje muy importante que Chile debe enviar, porque es uno de los países que defendieron ese proceso y también porque, después de esta COP, realmente nos dimos cuenta de que necesitamos una presidencia mucho mejor que la que tuvimos en Polonia en relación con estos daños”.

Unos decepcionantes NDC

Chile también está generando polémica con respecto a sus NDC del 2015. Cada parte del Acuerdo de París debe preparar, comunicar y mantener NDC sucesivos, destacando los compromisos climáticos del país.

Climate Tracker ha calificado a los objetivos de Chile como “Críticamente Insuficientes,” lo que dio a los compromisos climáticos de Chile 2030 la calificación más baja posible. Dijo que, “si todos los países siguieran el enfoque de Chile, el calentamiento superaría los 4 ° C,” y que “los objetivos de Chile están lejos de una vía de emisiones compatible con la limitación del calentamiento a menos de 2 ° C, y mucho menos con el límite más fuerte de 1.5 ° C, del Acuerdo de Paris.”

Un punto brillante global

Mientras que la desastrosa agenda ambiental del presidente brasileño Bolsonaro ha encabezado los titulares en la región, Bachelet y Piñera han posicionado a Chile para convertirse en un líder climático global . Aunque Chile ha reducido su ambición en algunas áreas claves, su capacidad de generar energía renovable debe ser una inspiración para los asistentes a la COP25. Con Chile bajo el foco de atención, la nación sentirá una mayor presión para firmar el Acuerdo de Escazú y los compromisos climáticos para que su trayectoria de emisiones sea compatible con la meta de 1.5 ° C del Acuerdo de París. Chile y Costa Rica han sido destacados como líderes regionales en la transición hacia una economía baja en carbono lo que los hace unos excelentes coorganizadores para las actividades climáticas de este año.

Deja un comentario