Noticias Climáticas

Bolsonaro no es apto para liderar ni el COVID-19 ni la crisis climática

“Nuestras vidas tienen que continuar. Los trabajos deben mantenerse… Debemos, sí, volver a la normalidad “, dijo el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el 24 de marzo, pese a que los casos conocidos de coronavirus en el país sobrepasaron los 3.400 esta semana con 92 muertes confirmadas.

La alarmante respuesta del líder de ultraderecha a la pandemia de COVID-19 en muchos sentidos es un reflejo de su manejo de la crisis climática. Al negarse a escuchar a los expertos de la comunidad científica y tomar medidas agresivas para mitigar el impacto, así como al priorizar el crecimiento económico a corto plazo sobre todo lo demás, Bolsonaro se ha demostrado incapaz de liderar.

Ambas crisis requieren una respuesta contundente del gobierno y cooperación multilateral para frenar sus impactos. A través de su respuesta sorda al COVID-19, así como a la crisis climática, Bolsonaro ha encaminado a su país hacia el desastre.

Una respuesta catastrófica ante el COVID-19

A medida que el virus se propaga por América Latina, la respuesta ha sido variada, y muchos países han tomado medidas firmes para prevenir su propagación. Argentina, Bolivia y Colombia han implementado bloqueos a nivel nacional. Cuba cerró las escuelas durante un mes, prohibió a sus ciudadanos abandonar el país y puso en cuarentena a los turistas en los hoteles. Si bien el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, adoptó un enfoque relajado ante la crisis y pidió a su país que “viva la vida como siempre”, su gobierno comenzó a intensificar las medidas para proteger a sus ciudadanos, incluyendo el cierre de escuelas durante un mes.

La respuesta de Bolsonaro ante la crisis ha sido innegablemente temeraria, minimizando el virus como una “pequeña gripe” e instando a los gobernadores de su país a que retiren las medidas de bloqueo que han tomado para combatir la propagación del virus y aislar solo a las personas de alto riesgo. Desestimó las preocupaciones de que Brasil podría convertirse en la próxima Italia, apelando al clima más cálido de Brasil y a la población más joven. Esto ocurre incluso cuando, en las últimas semanas, 23 personas de una delegación gubernamental que hicieron un viaje para visitar al presidente Donald Trump han dado positivo.

“Los medios de vida de las familias deben ser salvaguardados. Debemos volver a la normalidad ”, dijo Bolsonaro. “Hay algunas autoridades estatales y municipales que deben abandonar las políticas de tierra arrasada, como la prohibición del transporte, el cierre de empresas y el confinamiento masivo”.

Las propuestas de Bolsonaro para reabrir escuelas y negocios durante la pandemia se han encontrado con resistencia por parte de muchos de los gobernadores de Brasil, cada vez más preocupados de que los planes de Bolsonaro desafíen las recomendaciones de expertos en salud pública, y han tenido reuniones estrictamente limitadas. La Corte Suprema de Brasil apoyó las medidas de los gobernadores que fueron desafiadas por Bolsonaro, los miembros de ambas cámaras del Congreso criticaron sus posiciones y los brasileños en cuarentena participaron en protestas nocturnas golpeando ollas y sartenes. Algunas de las bandas de narcotraficantes de Brasil incluso han impuesto toques de queda en las favelas de Río de Janeiro en un intento por controlar el virus.

La respuesta al coronavirus es paralela a la agenda climática de Bolsonaro

La minimización que Bolsonaro ha hecho del coronavirus, refleja su postura sobre el cambio climático. Afirmando que el ambientalismo es un complot de la izquierda, ha ignorado los consejos de los científicos del clima, moviéndose para expandir el desarrollo de la industria petrolera y el gas y reduciendo las protecciones ambientales, lo que ha provocado que las tasas de deforestación se disparen en la Amazonía. Si bien se ha retractado de su promesa de campaña de retirarse del Acuerdo de París, Brasil seguramente no cumplirá con los compromisos climáticos destacados en sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas.

El rechazo de la ciencia por parte de líderes de extrema derecha, como Bolsonaro y Trump, es una tendencia preocupante ya que los científicos climáticos y los expertos en salud pública trabajan para mitigar el impacto de crisis como las que han generado el cambio climático y el COVID-19. El abrazar el nacionalismo y rechazar los esfuerzos de cooperación internacional, no contribuyen al abordaje de los desafíos globales que requieren cambios sistémicos y respuestas audaces de los Estados. Al considerar solamente el crecimiento económico a corto plazo, estos gobernantes están poniendo en riesgo a las poblaciones más vulnerables y por ende a la sociedad en general.

El mandato de Bolsonaro ha sido un desastre absoluto en muchos niveles y su incapacidad para gobernar Brasil a través de los desafíos antes mencionados una prueba más de que es un presidente incompetente y extraordinariamente peligroso. Su administración representa una amenaza existencial para la salud pública y para el planeta.

Deja un comentario